Entorno

Correpoco se sitúa en el interior de Cantabria, en el municipio de
Los Tojos, una impresionante reserva verde que alberga
infinidad de secretos.

Estos parajes ofrecen al visitante multitud de atractivos, desde pequeños pueblos sembrados de centenarias casas de piedra y madera, una cuidada gastronomía, entre la que cabe destacar el cocido montañés o el venado estofado; hasta inmensos robledales, hayedos y fauna de gran interés cinegético como ciervos o jabalíes. También rutas a pie por la Reserva Nacional del Saja y gran variedad de senderos para recorrer el corazón de la reserva. Todo ello en un entorno completamente natural y de gran belleza. Su situación privilegiada, permite estar a un paso tanto de zonas de alta montaña, con la posibilidad de practicar deportes como el esquí, en la estación de Alto Campoo, como de las playas de San Vicente de la Barquera o Comillas, en el mar cantábrico.

correpococorrepoco

Caza

jabali

La inmensa floresta, biodiversidad enriquecedora y la concienciación medioambiental hacen que el Valle de Cabuérniga vele por sus animales y sólo se pueda cazar en las temporadas permitidas por la Consejería de Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria. Algunas de las especies que se dan caza son el ciervo, el corzo, el jabalí, la becada o sorda, entre otras.

Pesca

trucha

En el río Saja y su afluente el Argoza se pueden ver truchas, pero sólo se puede pescar en zonas permitidas para ello, porque en el Valle de Cabuérniga protegemos a nuestra fauna para que los hijos de nuestros nietos puedan disfrutar de la grandeza de la creación.

Bosque

Nos encontramos en plena Reserva Natural del Saja y todo eso se traslada después a los platos. Una de las mayores riquezas son las setas, tanto en primavera como en otoño. Cocinamos gran variedad de setas: perrechicos, trompetas de los muertos, boletus variados, níscalos… Sin duda este entorno es inmejorable para los aficionados a las rutas micológicas.

niscalo